• Facebook
  • Instagram

Un lugar para abrir todos los sentidos...

tan fino y sensible, para soñadores, poetas, artistas...

Restaurante

A flor de piel  es un templo gastronómico que se encuentra en una maravilloso palacete del siglo XIX en el centro de la ciudad de Córdoba.

Una grandísima historia hay detrás de esas paredes desde que en el año 1.890 la construyese el periodista y escritor Ortega y Munilla, padre del filósofo Ortega y Gasset. El filósofo pasó allí gran parte de su niñez, y escibió algunos artículos refiriendose a la ciudad como su artículo de "Las Ermitas" 

Despúes pasó a ser propiedad del antiguo alcalde de Córdoba y bodeguero José Cruz-Conde.  Años más tarde y en pleno apogeo de su carrera, Manolete, cuarto califa del toreo compra el palacete. Éste, encargó la restauración de la misma al arquitecto Carlos Saenz de Santamaría y enseguida se trasladó allí con su madre Angustias y sus hermanas Teresa, Ángela y Soledad.

Tras un gran trabajo de investigación hemos devuelto el palacete a su estilo y estado original, llevándolo a todo su esplendor con puertas y ventanas de la época, molduras de madera... devolviéndole el carácter palaciego que merece.

Hay numerosas fotografías de Manolete, de su faceta más humana, más personal, más serena… disfrutando de su casa, en un ambiente relajado y distendido. Con distintas amistades, con sus hermanas, con su madre, a la que quería con locura y mientras más hemos ido conociendo estas facetas, más nos hemos enamorado del palacete y del personaje, de Manolete, convertido en leyenda tras su muerte.

Mientras más leemos sobre él y conocemos su historia, parece que lo evocamos a nuestro presente, y casi podemos sentir por unos instantes su carisma, su fuerza, su estilo, su pasión, sus debilidades… en definitiva, conocer a la persona, la vida diaria de un mito.

Hay una historia preciosa que contar, es un lugar maravilloso con un encanto único del que hemos recuperado toda su esencia. La experiencia en A flor de piel hay que vivirla, hay que abrir los cinco sentidos para disfrutar de una maravillosa gastronomía en un inmejorable entorno. 

 

Los comedores de A flor de piel corresponden a las estancias de salón principal, despacho y dormitorio del califa taurino. 

Tres maravillosos salones decorados al gusto de Reme, con ayuda de la reconocida decoradora Raquel Bravo que harán te sientas como en casa.